La OMS ha lanzado una alerta basada en un informe que resulta de una serie de estudios realizados durante los últimos diez años. Este informe pone en evidencia la relación directa entre determinadas sustancias químicas con ciertos problemas de salud. Son muchas esas sustancias y pueden llegarnos de diferentes maneras y una de estas maneras es a través de la piel, porque esas sustancias están en los filtros solares que se utilizan en la mayoría de los productos para el sol.

Los filtros solares químicos están elaborados para que entren en nuestro círculo sanguíneo y desarrollen reacciones químicas que modifican la longitud de onda de la luz, además, bajan nuestras defensas naturales y suprimen las señales de alarma naturales del cuerpo, como el enrojecimiento de la piel frente a un exceso de exposición solar. Este hecho puede resultar muy peligroso porque, sin darnos cuenta, seguimos expuestos a la radiación cuando “ya hemos excedido el tiempo adecuado”. Además, los filtros químicos modifican la producción natural de melanina, por lo que favorecen la aparición de manchas en la piel y está comprobado que contienen ingredientes que pueden ayudar a la formación de radicales libres. Es decir que, pese a las promesas publicitarias, es más que posible que aceleren el envejecimiento celular.

Y esto sin entrar en más profundidades sobre los efectos que producen muchas sustancias que se usan en los filtros solares químicos y que parecen tener relación directa con alteraciones nocivas en el sistema hormonal, nervioso e inmunológico; con el desarrollo de alergias y con otra serie de consecuencias más graves para nuestra salud y bienestar.

Pin It on Pinterest