En esta época del año en la que de nuevo mostramos nuestro cuerpo y lo exponemos sin problema, lo cuidamos y mimamos para sentirnos mejor, con frecuencia se nos olvida una parte realmente importante: las orejas!
A veces parece mentira que estén ahí, que durmamos sobre ellas, que las adornemos con pendientes, que sean una fuente de placer inagotable…
Si pudieran hablar!!! Ellas también se ensucian, se queman, se deshidratan, salen pelos, puntos negros…
Qué ocurre en la limpieza diaria del cutis? Y en verano? Les damos protector solar? Las tapamos en invierno? Las secamos correctamente después del baño?
La oreja no es solo un aparato de oído, y una parte de nuestra fisionomía que tratamos con un mero fin estético, sino también un instrumento importante para el diagnóstico y tratamiento de patologías. Los puntos acupunturales que se encuentran en la aurícula son puntos estimulantes en los tratamientos.
Al igual que en el rostro, ojos, manos y pies, en las orejas está mapeado el cuerpo entero; todos los órganos tienen su representación; por este motivo, debemos prestar especial atención a su cuidado y mimo.

Fijaos además que el “pabellón auricular” tiene LA FORMA de un bebé en posición fetal con la cabeza hacia abajo.

Todo lo que existe en el universo está formado por energía. La base de cualquier terapia se basa en el equilibrio energético; cuando se presenta la enfermedad existe un desequilibrio de esa energía; al igual que existen venas y arterias por donde circula la sangre para ser transportada a todo el organismo, existen también otros canales por donde fluye la energía llamados “meridanos”. Estos canales al ser estimulados logran restablecer el equilibrio energético del cuerpo. Actualmente se conocen más de 200 puntos biológicamente activos en la oreja con los cuales se pueden tratar numerosas enfermedades. En la oreja existe un punto reflejo para cada zona del cuerpo, que es perceptible en el caso de enfermedad; sólo cuando una región del cuerpo humano pierde el equilibrio fisiológico, pueden detectarse en la oreja los puntos alterados. Este hecho es clave y puede utilizarse como método de diagnóstico. Por otro lado, una vez detectados los puntos, se puede proceder a su estímulo para volver a equilibrar el organismo.

Desde Crisálida Ecocosmética nos gustaría trasladaros algunos consejos para su cuidado e higiene:

– En la ducha o al lavar la cara: con jabón neutro o el mismo que utilicéis para el rostro, dependiendo de vuestro tipo de piel, o simplemente con agua. Lavar con cuidado, evitando que entre agua en el pabellón auditivo.
– Secar con precaución, sin arrastrar la toalla, mejor con pequeños toques que no dañen la epidermis.
– Aplicar la misma crema o emulsión con la que cuidáis vuestro rostro cada mañana.
– Proteger del sol con Factor 50 evitando los protectores químicos. Repetir a demanda.
– Limpieza cada noche evitando que la polución y demás agresores externos las puedan debilitar.

En definitiva: que las tratemos como merecen!

Pin It on Pinterest

En Crisálida Ecocosmética tratamos la información que nos facilitan las personas interesadas con el único fin de gestionar el envío de la información que nos soliciten. No se tomarán decisiones automatizadas en base a dicho perfil. Los datos personales proporcionados se conservarán, mientras se mantenga la relación mercantil y no se solicite su supresión por el interesado, durante un plazo de 10 días a partir de la última confirmación de interés. Más información

En Crisálida Ecocosmética tratamos la información que nos facilitan las personas interesadas con el único fin de gestionar el envío de la información que nos soliciten. No se tomarán decisiones automatizadas en base a dicho perfil. Los datos personales proporcionados se conservarán, mientras se mantenga la relación mercantil y no se solicite su supresión por el interesado, durante un plazo de 10 días a partir de la última confirmación de interés.

contacto@crisalidaecocosmetica.com
Tlf: (+34) 91-897-82-60

Cerrar