Por fin hemos encontrado un aceite de argán – el oro de marruecos – de primera presión y de gran calidad para ofrecer a nuestras Crisálidas.

El árbol de argán (Argania spinosa) es uno de los árboles más antiguos del mundo y se encuentra solamente en la parte sur-oeste de Marruecos entre Essaouira y Agadir. Puede llegar a medir 15 metros de volumen y da frutos varias veces al año. De estos frutos se extrae el oro líquido de Marruecos: el aceite de argán.

Su composición especial y su alta concentración en ácidos grasos insaturados (>80%), sobre todo en ácidos oleico y linoleico, lo convierte en un aceite único utilizado tanto en alimentación como en cosmética. Es rico en alfa-tocoferol, un principio activo con fuerte actividad antioxidante.

Como propiedades para su uso en cosméticos destaca su alto contenido en antioxidantes naturales que protegen de los radicales libres, causantes del envejecimiento cutáneo, y su alto poder de hidratación previniendo la desecación de la piel. Encuentra aplicación en la revitalización de la piel, del cabello y de uñas, en la reducción de irritación de la piel y de quemaduras. También es muy usado en la elaboración de cremas corporales y cremas de manos. No muestra efectos secundarios siendo ideal para el tratamiento de pieles acnéicas.

Pin It on Pinterest